Madres, eso somos

Publicado por Esther Salinas en

Cuando como Portavoz de la Asociación me reúno con agentes sociales (grupos políticos, sindicatos, colectivos de mujeres, etc) o me hacen alguna entrevista los medios de comunicación, siempre me hacen la misma pregunta: “¿Cuál es el perfil de vuestro colectivo?” Es decir, quieren saber nuestra formación académica, estado civil, edad, clase social, para estructurarnos de alguna manera y encontrar un denominador común.

Una vez que les explico la precariedad laboral de una gran mayoría de nosotras, no todos, pero sí muchos, me hacen una recurrente pregunta, que lleva implícita en su mirada, la respuesta: “¿Y por qué no cambiáis de profesión? Es como si tuviera que explicarles que no somos masoquistas, que no nos ponen los juegos de sumisión, que no somos adictas al dolor.

SOMOS MADRES, eso es lo único que les contesto, porque ese es el único denominador común, SER MADRES. Cuando no podemos más, cuando nos dan ganas de mandarlo todo a tomar por culo, cuando nos tragamos órdenes injustas y controles de trabajo inhumanos, solo vemos a nuestros hijos, que necesitan nuestro sueldo, así que tragamos y seguimos con la mirada puesta en el bienestar de ellos, y son sus caritas las que nos dan las fuerzas, porque el amor que sentimos por ellos está por encima de todo.

Muchos de nuestros hijos desconocen nuestro esfuerzo, pero nosotras sí sabemos el sacrificio que hacemos diariamente por ellos, pero cuando crecen y maduran y conocen las dolencias de nuestra espalda, de nuestras manos, de nuestras rodillas, empiezan a generar una admiración que los acompañará el resto de sus vidas, y son muchos de ellos, hijos e hijas de camareras de pisos, los que hoy luchan por nosotras desde todos los ámbitos. Luchan por la dignidad, por la mejora de las condiciones de trabajo, por el reconocimiento de las enfermedades laborales, por nuestra jubilación anticipada. Por eso, nuestra lucha VENCERÁ, porque fue por amor por lo que agachamos muchas veces la cabeza, fue por responsabilidad por la que soportamos el dolor, fue por la dignidad de nuestros hijos e hijas que no hemos sucumbido, y ahora son ellos los que nos animan a seguir luchando, los que no se avergüenzan de sus madres, sino los que también por AMOR luchan codo a codo por nuestro colectivo. Un fuerte abrazo y FELICIDADES a todas las madres y especialmente a mis compañeras CAMARERAS DE PISOS.

Esther Salinas

Mother and Child Playing PAC-MAN

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *