De Joan Miquel Perpinyà para el Periódico de Ibiza.

No se conoce un colectivo de trabajadoras que despierte más simpatía y más empatía que el de las sacrificadas camareras de piso. Será porque todos conocemos alguna, que en temporada alta siempre tiene cara triste y cansada, seguramente por los analgésicos y antiinflamatorios que lleva en el cuerpo. Quizás será porque todos nos hemos alojado alguna vez en un hotel y sabemos cómo dejamos la habitación la mañana del check-out. Piensas: «¡Menuda la que le dejo a la mujer de la limpieza, pobrecita!», porque en casa ajena solemos ser bastante guarros, hablemos claro. Y piensas: yo esto no lo arreglaría ni en cuatro horas y la ‘kelly’ de turno lo dejará impecable en 25 minutos máximo. «Esta y otras 25 habitaciones como esta», piensas mientras echas el último vistazo a la estancia para comprobar que no te dejas nada y te vas para la puerta arrastrando la maleta, arreando que es gerundio.

Huelga. En Ibiza y Formentera las ‘kellys’ secundan ayer y hoy una convocatoria de huelga convocada por el sindicato CGT porque los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, pasan de ellas. Exactamente igual que los partidos políticos que esta semana han difundido comunicados de prensa diciendo que apoyan sus movilizaciones y que esta tarde se manifestarán con ellas desde el parque de la Paz hasta Vara de Rey. ¡Qué suerte la suya!

Las ‘kelly’ reclaman que se les reduzca la carga de trabajo. Vamos, limpiar menos habitaciones al día. La patronal hotelera y el Govern dicen que hay que esperar las conclusiones del estudio que se está elaborando. Pero ellas no pueden esperar porque están deslomadas. Exhaustas y medicadas hasta las cejas, pero con las palmadas en la espalda de los partidos de izquierdas, las organizaciones feministas y el conjunto de la ciudadanía que las compadece, pero «allí te las compongas».

Mala noticia. Y en estas que se le ocurre al presidente del Consell d’Eivissa, Vicent Marí, decir una obviedad, que una huelga es una mala noticia —como lo son todas las huelgas— y que en pleno mes de agosto, perjudica la imagen turística de Ibiza, y van los hooligans socialistas y lo ponen verde en Twitter.

¡Pero si desde 2015 gobiernan en Balears y hasta hace nada también en Ibiza y las ‘kellys’ van a la huelga, según dicen, porque la Ley no se cumple! ¿Y quién la tiene que hacer cumplir? Los que hoy les darán palmadas en la espalda y palabras de ánimo. Más postureo sindical.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *